shadow

El biomagnetismo: ¿qué es y cómo funciona?

curacion-biomagnetismo

No son pocos los lectores que se andarán preguntando en qué consiste el bio magnetismo, que patologías puede sanar, el funcionamiento tiene,  si se puede usar con otras terapias (como la aromaterapia, la cristaloterapia, el reiki, etc.) y un sinfin más de preguntas que trataremos de resolver a continuación. Y es que es posible responder a estas cuestiones y contribuir así  a arrojar luz sobre una de las terapias alternativas médicas que ha llegado para revolucionar el mundo de la salud.

 

Biomagnetismo médico: ¿qué es?

Por  biomagnetismos se entiende la admisión de la existencia de ciertos focos de energía trastornados en nuestro cuerpo que, en su totalidad sinériga, están causando patologías o molestias de carácter crónico o tempora. para identificar estos puntos energéticos se recurre al uso de magnetos pasivos (es decir, sin conexión eléctrica alguna), que se colocan sobre varias áreas corporales con el fin de hallar los desequilibrios y las desarmonías existentes. Cuando se determinan por fin qué áreas se encuentran trastornadas a nivel de potencial de energía, el profesional especializado en terapia de biomagnetismo médico pone un grupo de magnetos sobre los focos energéticos en cuestión, por periodos no superiores a los 20 minutos. ¡Los resultados no tardan mucho en llegar!

 

Biomagnetismo médico: ¿cuál es su funcionamiento?

Con  el fin de dar respuesta a esta cuestión cabe recapitular que la totalidad de los organismos vivos conservamos un estado de salud óptimo  sólo cuando se da un equilibrio en las energías de nuestros órganos, sistemas y  demás partes que conforman nuestro organismo.  Por su parte, las células necesitan un entorno  idóneo si quieren disfrutar de un funcionamiento correcto. En esto tiene un papel relevante la aromonía iónica celular y del medio que las rodea. Hablando claro, hay cargas negativas y cargas positivas, que se traducen en armonías a nivel de acidez o pH. Los organismos humanos se conservan saludables siempre y cuando su nivel de pH no oscile muy por encima o por debajo de siete.

El problema surge en el momento en el que un agente patógeno (que puede consistir en un virus, un elemento tóxico, un traumatismo, un hongo, etc.) fruto de una alteración en su entorno inmediato (tejido circundante) da lugar a un cambio en el grado de pH, causando a su vez un cambio perjudicial a nivel funcional. Por consiguiente, las enfermedades o los trastornos a nivel de diferentes partes del organismo requieren que la disarmonía entre cargas negativas y positivas se mantenga presente. Si logramos cambiar los problemas de equilibrio iónico, adios a las enfermedades. En esto consiste finalmente el biomagnetismo: por medio de la fuerza de la polaridad magnética, se consigue hacer diana en una carga patológica. Es como si pudiéramos resetear las células, devolviéndoles su estado natural y sano.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *